lunes, 30 de enero de 2012

Censura en Twitter o la libertad de expresión comienza a morir por lo políticamente correcto

Sí, yo seguí el #TwitterBlackout. Por supuesto. No puedo consentir que nadie ahogue mis palabras por si acaso le sientan mal a otros. Ni siquiera las que sean delictivas. Si lo son, que me metan p'alante. Pero nadie, repito, nadie debe decir a los demás qué deben escribir.

Esto viene a cuento de una entrada de mi amigo Mariano Blaya en su blog, defendiendo la postura de Twitter, "porque sólo se eliminarán esos mensajes en ciertos países y no en el tuyo". Puede parecer lógica la postura de Mariano, puesto que por él me he enterado que los mensajes que hablen del nazismo en Alemania se eliminan. Pero no, a mí no me lo parece de ninguna manera. Y escribí un comentario en su entrada que repito aquí:

No estoy nada de acuerdo. Por una sencilla razón. Si tú publicas un tuit en España sobre el nazismo, no pueden meterte p'alante en Alemania. Si lo publicas en Alemania, sí. Por tanto, responsabilidad en el lugar y el momento.

Censurar expresiones o palabras que "no gustan" es lo 'mimmito' que hacía Franco. Y de ideas no hablemos. Hasta tal punto que se llegaban a ridiculeces mayúsculas.

Pongamos un ejemplo:

Hablemos de homosexuales. Cosa que en Irán se prohibirá "por ser contrario a sus costumbres". Existe una ley por la que se cuelga a los homosexuales y, sin embargo, no se puede ir contra los transexuales (estos sufren otra cosa, el ostracismo, porque no existen para las leyes... aunque no les maten, es como morir en vida).

Twitter censura palabra tras palabra en Irán porque la gente protesta por la pena de muerte a una persona por razones de sexo y condición, que no vienen al caso para, por ejemplo, conocer la bondad o maldad de esa persona (y mucho menos su capacidad intelectual o de trabajo).

La gente se busca todo tipo de palabras para hablar del asunto: "mariposa", "flor", "amante", "querida", "querido"... y hasta el nombre de la persona para seguir protestando contra el régimen de los Ayatolás. Irán solicita a Twitter que hasta el nombre de esa persona sea retirado, porque es "un mal ejemplo para las costumbres islámicas del país". Twitter acepta. Pues al final ese hombre es ejecutado sin que nadie en Irán se dé cuenta (en Twitter) de lo que ha ocurrido. Pero, ay, sí que se darán cuenta en blogs, Facebook (a ver cuánto tarda en cumplir los designios de los Ayatolás) y los iraníes ven que Twitter no sirve para nada. Esfuerzo de Twitter tirado por la borda y los iraníes se pasan, por ejemplo, a Picotea.

Ni qué decir que es de suponer que las palabras "Revolución Verde" en árabe y en cualquier otro lugar del mundo serán unas de las que desaparezcan. Así comienza la censura y no se sabe dónde termina.

¿Y quién controlará las expresiones ofensivas?
Porque, además, y tiene gracia la cosa, no existe todavía ningún programa heurístico que pueda ver la doble interpretación de los mensajes. Sólo se dedicarán a eliminar las palabras que no le gusten. Sólo tienen que tener a un censor mirando Twitter y mandándole a la empresa las palabras que han de quitar "porque ofenden a la cultura iraní".

O sea, que ya sé que le importará poco a un iraní que hable de la "flor" Edelweiss... pero ese mensaje se filtrará y se eliminará del Time Line iraní. Gran acierto.

Uno debe ser responsable de lo que dice. Cuando te indican que no puedes poner un beso en la pantalla (como la censura de Franco), al final se ven evidencias mayores con doble sentido que dejan claro lo que hay: que no sólo se dieron un beso sino que gays, gays son la hostia de gays. Alguna película hay española de esos años, financiada por el Estado, que es algo tan salvaje mostrando un himno a la homosexualidad... que hasta uno se pregunta cómo llegó hasta las pantallas. Es el caso de Diferente, en 1961.

Pero eso era la censura por humanos, no por robots.

Ahora sólo tendrá que decir el gobierno español que la expresión '15M' (o 'Franco') es malsonante en España que un americano no sabrá de qué está hablando y se dará la circunstancia de que se censurará durante unos días (hasta que encuentren otra palabra) esos mensajes, o lo que es peor, los que denuncien las barbaridades del dictador por evitar que los franquistas (que en este país son cuatro gatos y de los que la gente se descojona a la cara) puedan ensalzar al 'caudillo'.

Y al final, decir 'negro' en los estados sureños de Estados Unidos se eliminará. Y sólo existirán coches "afroamericanos" (y no muy oscuros)...

Las normas de censura tienen mal principio y llevan a peores finales. #NoalacensuraenTwitter

jueves, 8 de diciembre de 2011

Denúncienme: el caso @novodistribucio y #gratisnotrabajo. Empresas de imagen penosa y periodistas (I)


Hoy he visto una cosa que me ha indignado en lo más hondo. Una chica (Azahara Cano) que anda buscándose sus lentejas como periodista se encuentra con una propuesta de trabajo que le parece indignante. Lo retuitea y además pide ayuda a la nueva presidenta de la Asocación de Periodistas de Madrid, que le responde y saca una información veraz sobre lo que ofrecen los señores de NovoDistribuciones: que escriba la gente 800 caracteres a 0,75 céntimos y que hasta que no llegues a 400 artículos no cobras (eso sí, te lo "reservan" para el mes siguiente, aunque no sé qué ocurre si los haces en tres meses, si pierdes los de los dos meses anteriores).

Pero lo que me ha cabreado no es precisamente que paguen una nimiedad y tengan unas condiciones de trabajo que no me parecen correctas (todo el mundo puede rechazarlas, lo de proponerlo es estúpido para ellos porque quedan fatal), sino que además hayan tenido el santo morro de amenazar a esta chica (su Twitter aquí) y a la Asociación de Periodistas de Madrid y a TVE (que equivocó 800 caracteres con 800 palabras por artículo), por esto que dicen: "Se esta valorando el impacto de este hecho y los daños de imagen causados, para estudiar el caso y considerar medidas tanto en relacion a los responsables de la difusion como a la persona originaria que esta lanzando mensajes negativos y dañando la imagen corporativa de Novodistribuciones.com ya que a continuacion se explicara y se esclareceran los hechos, aunque sea a posteriori, tras la falta de contraste cometida." El resto de su lamentable comunicado, aquí.

Estos señores, o el departamento de prensa del que dicen disponer, no tienen ni idea de lo que es el Derecho de la Información. Sin entrar en el diseño caduco de su página web, les diré que lo que indican en su penoso comunicado de prensa no es más que la demostración de que sólo pretenden amedrentar a una chica que ha remitido EXACTAMENTE los datos de su PDF a la nueva presidenta de la Asociación de Periodistas de Madrid, Carmen del Riego, que ha considerado que era una propuesta negativa para la profesión y así lo ha comunicado. Salvo el error de RTVE, que es más una errata que intención de hacer daño, lo demás no puede considerase ni delito ni que sea constitutivo de rectificación. ¿Por qué?

1.- El derecho a la rectificación sólo se puede conseguir cuando hay un error en la información, no porque a uno no le guste la verdad: es decir, que están en su pleno derecho de solicitar (y digo solicitar, no exigir) a RTVE una corrección por la confusión entre 800 caracteres y 800 palabras, pero NO a la APM y mucho menos Azahara Cano. Si lo comunicado es verdad, ya que se basa en su propia oferta de trabajo no hay nada que rectificar. Los periodistas pueden decidir dar la versión de NovoDistribuciones por propia voluntad para darle otro punto de vista a la información emitida; pero solo eso. NO tienen obligación alguna porque los datos son los mismos que emitió la empresa.

2.- No hay ninguna obligación de los periodistas a esperar 24 horas para publicar nada, por mucho que lo solicite NovoDistribuciones (porque sus directivos no están en ese momento): porque obviamente la fuente es un documento oficial de la empresa. Y mucho menos de corregir lo que estos mismos señores han hecho público. ¿Qué pretenden, censurar? Pues sí, eso es lo que pretendían. Si sus directivos no cuidan la empresa, es su problema, no el de los periodistas.

3.- Amenazar con daños y perjuicios a alguien por reproducir unas condiciones públicas de trabajo (sin entrar en lo que cada uno ofrece, por muy escaso que parezca), por comentar LA VERDAD es, cuanto menos, una práctica muy poco aconsejable: sobre todo porque no existe ningún delito en lo que Cano y Del Riego han hecho, ya que repetimos, no es más que indicar a los periodistas que ese tipo de ofertas de trabajo son perjudiciales para la profesión. Es algo tan obvio que cuando lleguen, si llegan, a un juez, este lo desestimará rápidamente. Y lo que habrá ocurrido es que por una pataleta estos señores -que se han jugado su imagen ellos solitos con una oferta así; si no pueden competir, que no lo intenten con esas ofertas, que escriban ellos y punto- los españoles habremos malgastado dinero y tiempo en una administración judicial colapsada. Encima perjudicando a los demás.

4.- Que pueda escribir cualquiera, sea o no periodista, no parece excusa para enfadarse porque les hayan señalado con el dedo por ofertar algo así: si estos señores, que tanto dicen saber de Internet y Comunicación, no conocen lo que es el efecto Streisand, es su problema. ¿O es que los periodistas son más que la gente que escribe sin serlo? Esa oferta es muy, muy escasa, sobre todo si piden "un texto de calidad". Son ellos mismos los que con una intención clara de amedrentar se la han jugado. Hoy, gracias a ello, son los malos de la película. Ellos mismos han acabado con su credibilidad.

5.- Amedrentar sin razón no es buena estrategia: y mucho menos es moral. Yo, como experiodista y ahora empresario autónomo, he tenido que soportar a personas como éstas (y, por contra, he trabajado en el Diario de León cuando era propiedad del Grupo Voz, que con sus defectos era una empresa de comunicación que trataba fenomenal a los periodistas y los defendía al ser una pura empesa de comunicación, con lo cual sí que hay buenos ejemplos de empresarios correctos en el sector). Cuando trabajaba en la profesión y como socio de una empresa -es decir, mis propios socios que se pulieron 400.000 euros de capital social en un proyecto vacío de contenido y que cuando me enfrenté a ellos sufrí las consecuencias de las actitudes de personas similares a estos señores- he tenido que aguantar amenazas como éstas, que jamás llegaron a ningún sitio. Cuando trabajaba en los periódicos y alguien venía con estos mimbres siempre les decía "denuncienme". Jamás lo hicieron. Y si lo intentaron, que no lo sé, jamás llegaron a ninguna parte. Esto es, como dicen en "Uno de los nuestros", que cuando va a pasar no te enteras, aquel que amenaza sólo va de gallito para amedrentar. Y si un periodista tiene la verdad, y, es más, se la han puesto en la mano estos señores, puede estar tranquilo: no le va a pasar nada.

Sobre los periodistas
Este artículo tendrá varias partes, porque lo de los periodistas en los tiempos que corren también tiene sus cosas. Pero en este caso Azahara Cano no ha hecho más que protestar, la APM no ha hecho más que denunciar que esa oferta de trabajo es perjudicial para la profesión (es tan obvio que sobra decir el porqué). Y los demás periodistas han amplificado, en puro efecto Streisand, la amenaza sin sentido de NovoDistribuciones.

Yo dudo que tengan un Gabinete de Comunicación, pero si lo tienen, yo les recomendaría que no siguieran trabajando con él. Porque han amplificado su problema de imagen de empresa a toda España, e internacionalmente.

Por otra parte, felicitar a Azahara Cano y a la APM por defender sus derechos como creen que deben defenderlos. Es más, yo consideraría plantear algo a los Servicios Jurídicos de la Asociación de Periodistas de Madrid sobre el intento de amedentramiento que han ejercido los señores de NovoDistribuciones sobre ellos. Aunque tampoco creo que pudiera llegar a ningún término y se podría caer en la pérdida de tiempo y dinero de los españoles en la administración judicial.

Más allá, la actitud de los periodistas, por primera vez (salvo algunos casos sangrantes en periódicos y digitales de izquierdas, que tiene narices) va en contra de una oferta de trabajo claramente negativa para cualquiera. ¿Pero de esas ofertas no hay a porrón? ¿Qué pasa, que nos defendemos a nosotros mismos y no a los demás? Ah, que si es una rueda de prensa de un sindicato porque les quitan 30 euros a unos tíos que cobran más de dos mil, sí; pero lo que hay por ahí no. Por favor...

Denuncienme, por favor
Señores de NovoDistribuciones, denúncienme, por favor. Soy Jesús López de Uribe, vivo en la calle Padre Gregorio 3, 7ºA 24008 León. Mi marca empresarial es Q-Ality, mi página personal es UribeX.com, tengo varios blogs (les remito a mi curriculum en la sección biográfica) y soy empresario autónomo desde hace casi un año (el 15 de diciembre lo cumplo). Me estoy dejando la piel por mis clientes porque a día de hoy no puedo (aún) contratar a alguien. No niego que usaré en su momento becarios, pero con la intención de que aprendan de verdad y me ayuden a hacer una serie de cosas sin una gran responsabilidad; y si son buenos, que se queden en mi empresa.

Mi especialidad es Gestión de Contenidos y Visibilidad Empresarial y les aseguro que han cometido el mayor error que han podido cometer y que se han jugado, literalmente, la continuidad de su empresa. Primero, hagan una página web mejor, que parece que es de hace diez años. Segundo, aprendan lo que es un blog. Tercero, trabajen más ustedes y no pidan textos "de calidad" a precios tan ridículamente bajos. Cuarto, echen a su gabinete de Prensa, les ha metido en un lío del que NO podrán salir. Quinto, dejen de amedrentar para esconder su propio error. Sexto, no gasten el dinero público en una pataleta, los culpables de todo estos son ustedes. Séptimo, no usen la falacia Ad Hominem para echarle la culpa de su actuación lamentable a los demás; gracias a que alguien ha denunciado una práctica cuando menos criticable (por no decir otras cosas, que hay que ser educado, pero nos entendemos) se sabe mejor la verdad de su política empresarial. Octavo, pretender decir que su imagen ha sido "perjudicada" por lo que ustedes han publicado es de chiste (por no decir esperpéntico o cosas peores). Noveno, el meter la palabra "periodistas" en su oferta de trabajo es un error mayúsculo si de verdad querían tener gente que les hiciera ese trabajo; un periodista cabreado es lógico que termine reaccionando así, se les ha enseñado para ello.

Y, décimo, denuncienme por favor. Denúncienme. Háganme famoso. Al final a Azahara Cano le han hecho un favor porque a poco que alguien se de cuenta de que tiene unos ovarios como pianos (cosa que falta en muchísimos, pero muchísimos periodistas) y que muestra raza periodística aún siendo joven, la va a contratar. No duden que si yo tuviera dinero (y estoy empezando y no me va mal) habría contactado con ella para hacerle una propuesta de trabajo más digna. Porque se lo merece. Si a ustedes les molesta que emita mi opinión sobre su falta de tacto, su nefasta política de comunicación, su poco adecuada política de empresa para los pagos a los creadores de contenidos y su hundimiento empresarial por hacer lo que no se debe. Si les parece que hablar de esto perjudica a su imagen de empresa...

Denuncienme. Ahí tienen mis datos. Por favor se lo pido. No amaguen con amenazas, hagan lo que tengan que hacer y entérense de lo que vale un peine. Con un poco de suerte se encontrarán con un abogado que tenga la misma moral empresarial que ustedes y les sacará un dinero para nada. Pero échenle narices; yo no tengo miedo. Igual ustedes sí cuando se encuentran con alguien al que no pueden amedrentar. ¿Nos vemos en los tribunales?

Nueva dirección web para ElBlogoGlobo(punto)ES

Es día de cambios, aprovechando que tengo un poco más de tiempo hoy, para reconfigurar las direcciones web de mis blogs. En este caso, a partir de ahora podréis visitar El BlogoGlobo desde la URL:


(Eso sí, aún podéis seguir visitándolo en su antigua dirección: http://elblogoglobo.blogspot.com con lo que no tenéis que cambiar nada en vuestros favoritos, pero os lo hago más fácil ;D).

viernes, 7 de octubre de 2011

Los Gritesjís (XII): 'Te borro del Feisbuh (Facebook)' de La Ogra [¡y subtituláo en inglé intennacioná!]



Vamo a ve. Que coste que ezto e lo que eh, y no hay má que hablá. No me digan uzté que no han tenío gana algún día que otro de hacé lo mizmo con algún pezao de loz que hay en el feisbú ese, el caralibro que disen por ahí. Puez ahora La Ogra noz dize lo que hay que hacé incluzo en inglé.

Tomen nota. Sobre todo er mi amigo Joze Cantábrico (un bar de León mu mono), que le encantará vizualizá ezte video de la muete y que queremo que cuelgue en zu feisbú de cozaz raraz y múzica divertía por eso colgamoz ezto que zi no....

viernes, 23 de septiembre de 2011

Los Gritesjís (XI) - "Somos los Petersellers"

¡Sí, por Dios! Viernes y vuelven los Gritesjís, la selección de música chorra y más divertida de aqueste lado de Intennete con la misma lógica que la de un escarabajo dándole una vuelta a un rodillo de lana.

Y, para variar, sobre todo porque hacía mucho tiempo que no poníamos ninguno por aquí, nuestro grupo favoritoespecialmundialmenteconocido en el salón de su casa y en fiestuquis varias, que aún no ha triunfado universalmente por culpa de esas discográficas queridas: Los Peteeeeerrrrr....Selleeeeerrrsss!!!! Con su canción presentación de su genial espectáculo (aquí, su página de Féisbus)

Ya, que me encantan, que lo he puesto más veces por aquí. Algo así como ésta, aquesta y la de más allá. Pero son tan geniales que no puedo evitar recordarlos en esta reentré de El BlogoGlobo.

viernes, 17 de junio de 2011

Yo soy #15m

Como parte del #15m me declaro una persona pacífica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos.

Si me manifiesto en la calle es porque:

  • Mi participación como ciudadano se ha reducido a votar a listas cerradas cada cuatro años para ver cómo los representantes de los ciudadanos no respetan lo prometido en su programa.
  • Se hacen leyes a favor de grupos de interés en vez de hacerlas a favor del conjunto de la sociedad.
  • Se invierten recursos públicos para ayudar a minorías poderosas, y no a quienes están pasando situaciones desesperadas ocasionadas por la especulación financiera.
  • Los grandes partidos están más preocupados por mantener su poder que por ofrecer soluciones para superar esta crisis histórica.
  • Está a punto de firmarse un “Pacto del Euro” que consiste fundamentalmente en medidas para reducir la inversión pública en servicios esenciales.
  • Desde diferentes órganos del estado se ha insultado a los ciudadanos, e incluso se ha justificado el recurso a la violencia contra manifestantes pacíficos.

Como parte del #15m, acepto y respeto la diversidad ideológica del movimiento. Cuando participo en una manifestación no reclamo un régimen o una ideología en concreto, ni un modelo social no democrático, ni la eliminación de los partidos o los parlamentos. Lo que reclamo es una democracia mejor y más humana que, entre otras medidas, necesita urgentemente:

  • Cambios en la Ley Electoral para permitir una mejor y más directa representación de los ciudadanos en los parlamentos y una mayor participación ciudadana en las decisiones importantes.
  • Aprobación de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para obligar a la publicación en formatos adecuados y reutilizables de todos los gastos, decisiones y reuniones con grupos de presión por parte de funcionarios y cargos públicos.
  • Tolerancia cero a la corrupción de candidatos y cargos públicos, y controles ciudadanos para la exigencia de responsabilidad política.
  • Separación clara, real y efectiva de los poderes del estado.
  • Control fiscal efectivo de grandes fortunas y operaciones financieras; eliminación de privilegios fiscales a cargos electos.
  • Políticas encaminadas a solucionar de forma efectiva los problemas hipotecarios y de vivienda.
  • Servicios públicos de calidad, fundamentalmente salud, justicia y educación.
  • Eliminación de las leyes que permiten el control administrativo de Internet. La red ha demostrado ser esencial para la libertad de expresión y para responder al peligro de manipulación mediática.

Por todas estas razones volveré a salir pacíficamente a la calle el 19 de junio, #19j.

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo.

miércoles, 8 de junio de 2011

Sois la vergüenza del feminismo

Provengo de una familia de apellido vasco. Mi madre, mi padre, mis tías y tíos, mis abuelas y abuelos eran o son todos de Logroño (bueno, salvo mi abuela Paquita de padre riojano y nacida en Buenos Aires). Como descendiente de la cuna de Castilla (en euskara "casa fuerte" se dice Gaztelu, o "casa de piedra"; de donde surge la palabra 'castillo'), sé perfectamente que en el país vasco las mujeres tienen un carácter muy fuerte y que allí mandan "ellas" hasta tal punto de que los hombres se reúnen en sus txokos no por evitar la entrada a las mujeres, sino por tener un sitio particular donde hablar sus cosas sin ellas.

Desde pequeño mi madre me enseñó que no había diferencias entre un hombre y una mujer a la hora de hacer las cosas, incluso que las mujeres tenían más capacidad que los hombres al poder hacer tres o cuatro cosas a la vez y no tener tiempo para cansarse -cosa que me han demostrado muy buenas amigas una y otra vez, sobre todo cuando se han convertido en madres-, y que salvo en trabajos de fuerza, todos éramos igual de capaces.

Así que en mi casa de pequeño pasé el polvo, la mopa, el aspirador y limpié baños desde los 5 años hasta que me fui de ella -para pasar a ser un "hombre de mi sexo y condición" en la mía propia y tener que asumir su limpieza con mayor o menor fortuna-, al igual que mis dos hermanos. La que menos lo hizo, casualmente, mi hermana; pero para eso ya estábamos los experimentados.

Contaros que en los trabajos que he tenido de periodista un hombre y una mujer cobraban lo mismo si tenían la misma categoría. Cierto es que los cargos solían ser hombres, pero es que las mujeres habían llegado al periodismo unos años después que los hombres y los ascensos se hacían antes por años y experiencia. Al final de mi carrera periodística, en el 2009, tenía una directora por encima y una subdirectora a mi lado.

Sin embargo, cuando fui asesor político en un Gabinete de Prensa, con las mismas atribuciones cobraba un 20% más que yo la mujer que también hacía el mismo trabajo. Tenía mucho que ver que trabajabamos en distintas administraciones, pero yo jamás me quejé por ello.

Sabed que para mí, lo que les pasaba a mi madre y mis abuelas, que fueran legalmente inferiores hasta tal punto de tener que llevar el permiso escrito de sus maridos para viajar o abrir una cuenta corriente; lo que les pasó a mis bisabuelas, que no podían votar al no ser consideradas igual que un hombre; lo que les ha pasado a mis amigas, que no podían en su adolescencia tener libertad sexual plena y sin que las llamaran de todo ¡sus propias abuelas y madres! es algo que me resultó muy molesto. Hoy los tiempos han ido cambiando en muchas cosas y esto parece que se ha olvidado.

¿Olvidado? No. No porque hoy en día existe un neofeminismo militante que hace mucho daño al trabajo de nuestras madres. Asociaciones supuestamente feministas pidiendo que se prohíba el topless y el naturismo en playas de Cádiz basándose en una supuesta agresión visual o uso monetario del cuerpo de la mujer. Discotecas denunciadas por inocentes juegos adolescentes de subastas con dinero del monopoly que son multadas cuando la puja es por chicas y no por cuando es por chicos. Furibundos ataques contra los calendarios de las azafatas de una línea aérea y grandes aplausos por los de los bomberos. Noticias que hablan de medias sobre que las mujeres ganan menos que los hombres y que olvidan que deberían hablar de modas -es decir, qué es lo que ganan por cada puesto de trabajo igual al hombre y no hacer una cuenta general que pervierte la realidad-, con lo que se perpetúa un supuesto agravio comparativo del que, por supuesto, tenemos toda la culpa los hombres olvidando que existen mujeres empresarias y jefas de recursos humanos que evitan contratar mujeres no vaya a ser que se queden embarazadas.

El caso es que yo he percibido en mi casa que lo importante era la capacidad personal, no el sexo que tenía la persona. Pero eso sí, siempre he sido consecuente con la realidad, que hombres y mujeres no somos iguales fisiológicamente y psicológicamente... porque lo físico impone realidades distintas. En lo intelectual, seguro que hay miles o millones de mujeres mejores que muchos hombres, y viceversa. Dicen que la teoría de la Relatividad en realidad no es de Einstein, sino de su primera mujer, Mileva Maric, pero que como ella no pudo convalidar sus estudios de matemáticas se la quedó el misógino de Einstein (bueno, así era la vida entonces, contra eso luchaban nuestras abuelas y madres).

Neofeminismo: imponiendo en vez de sugerir
Pero que en la actualidad tenga que soportar que las feministas de hoy en día, las que tienen menos años que yo fundamentalmente -aquellas que no han vivido la presión que suponía ser mujer incluso en los años 80 cuando yo era adolescente-, imponer un lenguaje para controlar el pensamiento, las palabras, las obras y las omisiones de la sociedad me resulta cuando menos chocante.

Hace diez años leí en la redacción del periódico en el que trabajaba un manual contra el lenguaje sexista. Observé cosas curiosas y tomé algunas sugerencias como buenas, intentando solventar aquellas cuestiones en que me parecía correcto usar, por ejemplo, el nombre en femenino de algunas profesiones. Al igual que algunos oficios en masculino provenían de palabras en femenino, lo lógico es que aquellas profesiones que no sonaban mal se pudieran escribir en femenino. Así que "arquitecta", "ingeniera", "abogada", "veterinaria" y otras muchas más -entre ellas "jueza", aunque a mucha gente no le gusta- entraron en mi vocabulario profesional. Sin embargo, otras no cuajaron por su sonido cacofónico, o lo que es peor, porque me parecían despectivas. Así edila, alguacila y demás similares -con la excepción de concejala, aunque tampoco es que me guste demasiado- creo que se identifican en femenino perfectamente con su artículo determinante (la concejal, la edil, la alguacil); pero, sumado a la propuesta de la profesión en femenino y de la que uno no se puede librar (la concejala, la edila, la alguacila), pueden ser usadas casi para el insulto.

Pero eso es una opción mía, ya que en aquellos manuales se sugería. Y es importante esta palabra. Sugerir. Pero las cosas de unos años a esta parte han cambiado. Se pretende imponer un lenguaje desde la política de ideología que a mí, y a muchas otras personas, resulta molesto. Y de aquellos polvos, estos lodos. Según la teoría del lenguaje machista, deberíamos cambiar todas las profesiones a femenino y masculino... y lo que es peor, las neutras también. ¿Entonces yo era periodisto? Hay muchos ejemplos de ridiculeces. O aquello de ciudadanos y ciudadanas... rompiendo la economía del lenguaje en utilizar un sólo término para definir un conjunto, o, lo que es peor, la proscripción de ciertas palabras como estudiante por no ser claramente femeninas (y poner alumno o alumna según convenga en cada diploma). Y todo esto, desde algunas administraciones públicas dominadas por una ideología. Los autoritarismos son los más dados a imponer lenguajes estrictos, en los que algunas palabras se proscriben para conseguir una visión de la realidad más cercana a los intereses de la nomenclatura. Es lo que hoy la psicología llama PNL, o Programación Neuro Lingüística. O lo que yo pienso: la proscripción de un pensamiento libre expresado con las palabras que cualquier ciudadano quiera utilizar.

No entraré en la circunstancia de que hoy existe en España una ley, declarada constitucional en el colmo del surrealismo, que hace que los hombres sean inferiores a la mujer en ciertas circunstancias. Eso es una historia aparte. Pero lo que sí me parece vergonzoso es la actitud que algunas neofeministas han tomado en la Acampada de Sol aprovechando las asambleas surgidas del movimiento Democracia Real Ya del 15M. Es indignante ver cómo algunas mujeres se dedican a ir como "comisarias de la verdad" reclamando un lenguaje "no machista". Imponiendo de forma intolerante, no sugiriendo, como antaño se hacía.

Y lo peor de todo no es eso, no. Es que cuando la gente se ha revuelto ante tamaña desfachatez contra la libertad de expresión individual y les ha mandado a freir espárragos con cajas destempladas, o les ha hecho ver lo absurdo de algunas de sus propuestas o su propia intolerancia, estas neofeministas se han atrevido a denunciar "agresiones sexuales en la Acampada Sol" (atención a los comentarios, que son casi lo mejor), cosa que han tenido que negar -en un excelente ejemplo de cuán torticeramente usan el lenguaje para sus propios fines publicitarios o que no saben usarlo de forma correcta- al día siguiente.

En realidad lo que parece haber ocurrido, según cuentan algunos presentes allí como Antonio Maestre o el filólogo Alberto Casarrubios (ojo al cartel del "machista" Ghandi en esta entrada), es que la gente se hartó de tanta injerencia en el lenguaje de los comunicados y les enmendó la plana. No les sentó bien... y jugaron con el fuego del orgullo herido para quemarse totalmente. Sin pensar en el perjuicio que supone al movimiento.

Ejemplos hay muchos, que una bronca monumental de un jefe a un hombre -o una crítica despiadada- se considere algo normal y que si es a una mujer pueda ser una "agresión sexual"; pero que cuando sea una jefa sólo sea una reprimenda de trabajo en las dos cuestiones indica que algo no está bien. ¿Dónde está la proclamada igualdad? Siempre que sea del lado femenino es igualitario, pero si es del masculino... digamos que "se supone que debe aguantarse". Descompensando no se consigue la igualdad.

Y utilizando tácticas de comisaría política, corrigiendo todos los comunicados para que estos sean más femeninos, o femeninos completamente como ha terminado pasando, se observa que ya no hay sugerencia sino imposición e intolerancia. Y por ese camino no se llega más que a la vergüenza y a la reacción, como se ha demostrado una y otra vez en la Historia. Y lo peor es que se pierden fuerzas en la verdadera lucha feminista, que hoy en día se debería centrar en las situaciones terribles que viven día a día las mujeres musulmanas, las rumanas, las latinas, las de otras etnias y las extranjeras que provienen de países en los que los hombres ni entienden ni quieren comprender que no hay distinción entre la capacidad intelectual o habilidad manufacturera de las personas sean hombres o mujeres.

Con esta actitud de las neofeministas que han querido tomar un protagonismo egoísta en el movimiento de las acampadas, que muchas mujeres no es que compartan sino que lo denostan, estamos otra vez olvidándonos del objetivo concreto del feminismo: que las mujeres vivan con dignidad sean de cualquier país o religión.

Y me da igual que me llamen, ya se verá en los comentarios, fascista, neopatriarcalista o machista. Yo sé muy bien que el hombre que ejerce violencia física contra la mujer es muy poco hombre y un cobarde. Y también que el revanchismo intolerante neofeminista es una vergüenza para el feminismo de verdad, porque emula los comportamientos tan negativos que el patriarcado (que sólo tiene 10.000 años, de los millones que lleva la raza humana en la tierra, cuando se regía por el matriarcado) ha introducido en las sociedades menos evolucionadas: como el odio, el egoísmo, la sumisión esclavista y la imposición violenta.

Y esas cuatro actitudes, provengan de un hombre o una mujer, es lo que hace daño a las personas independientemente de su fisiología sexual. Y no digamos a los movimientos que quieren mejorar la sociedad. Estáis contribuyendo a hundir con vuestro egoísmo y odio algo muy bonito. Menos mal que todavía hay gente con sentido común que no os hará caso cuando impongáis esas actitudes.